Para estrenar mi nuevo blog voy a hablar de un tema recurrente en el salón, las alteraciones de las uñas; en concreto me voy  a centrar en los surcos que aparecen en ellas.

Antes de nada hablaré un poco de las uñas para entender mejor donde y cómo se producen estos surcos y cómo podemos tratarlos.

Las uñas están formadas por células de queratina que germinan de la matriz ungueal. Esta matriz se encuentra en el inicio de la uña, bajo esta y bajo la piel y es ahí donde se producen las alteraciones en la forma y color de nuestras uñas.

Los surcos trasnversales que aparecen en uñas de pies y manos, llamados Surcos de Beau, están producidos por la parálisis en el crecimiento de la uña.
Sus posibles causas pueden ser:
  • Enfermedades anteriores tales como la diabetes, neumonía o problemas de circulación
  • Quimioterapia
  • Lesión anterior que afectó a la matriz. como un golpe o un pellizco
  • Exposición previa a temperaturas extremadamente bajas, sobretodo con la enfermedad de Raynaud.
  • Estrés, causa mayoritaria de origen en surcos de beau.

Teniendo en cuenta las causas citadas anteriormente, no existe un tratamiento para evitar la formación de los surcos, si no que a medida que la uña crezca,estos desaparecerán.

Entiendo que con esta solución no  se acaba con el problema estético que de fondo os preocupa, por eso,os cuento como en Angela Pelayo Belleza & Bienestar dejamos una uña lisa sin imperfecciones para que luzcan bonitas y naturales.

Cuando realizo una pedicura no sólo busco que las uñas queden bien maquilladas en colores de temporada, si no que me preocupa la salud y patologías del pie. Por ello, trabajo en profundidad la forma de las uñas, su corte, sus cutículas y relieves, limando y puliendo su superficie hasta que queden lisas, sin aristas, sin encarnaciones y lo más bellas posibles.

Además, trabajo callos, callosidades, clavos y grietas; oxigenando e hidratando la piel y mejorando la circulación con un masaje articular.

Espero que os haya sido de ayuda e interés esta publicación y muy pronto ¡Nos vemos en la próxima!