Buenos días.

Estamos en la semana del amor. En las tiendas vemos rosas rojas, corazones, dulces y regalos por doquier. Y es que, en realidad, ¡nos encanta el amor y es la fuerza más poderos que mueve el mundo!

Los solter@s y recién separados blasfeman sobre este día sin pensar, que en realidad ell@s también desean y necesitan ser queridos, y olvidandose del amor más importante EL QUE SE DA UN@ MISMO.

Hoy está en auge el coach y las frases motivacionales sobre el quererse y respetarse. Sobre el aceptarse tal y cómo se es.

Y es cierto, empieza por quererte tú, y después te querrán los demás.

Pero es vital, y sí, he utilizado la palabra VITAL saber quererse.

Llevo semanas leyendo estudios médicos sobre la obesidad, el sobrepeso y la ingesta masiva de azúcar en nuestros país, y me preocupa más que nunca, que tales daños sobre el organismo sean tapados y anulados por esa nueva moda de ME DA IGUAL LO QUE PIENSEN DE MI FISICO.

Noticias de unos años atrás sobre modelos «curvy» manifestandose en Times Square contra las Angeles de Victoria´s Secret.

Mensajes en páginas y redes sociales feministas con dibujos de mujeres obesas que manifiestan estar divinas y felices en un bikini de la talla micro. 

Mensajes a voz en grito «llevo la 38 aunque me apriete el… (ya sabéis lo que rima)

Y un contínuo sin parar de grandes ataques contra el problema real: LA SALUD

Quererse a un@ mism@ no es aceptar que estás obesa y  vestir cómo si no lo estuvieses porque es la moda que te gusta.

Quererse es respetarse. Es mimar tu cuerpo ya que es la única vivienda que estará contigo TODA TU VIDA.

Acudir a un salón de belleza experto en tratamientos corporales no es una aberración ni es un cánon de belleza estipulado.

Acudir a un salón de belleza para realizarte una diagnosis integral global porque quieres mejorar tu forma física, recuperar tu cintura y sentir las piernas ligeras, es una opción de amor incondicional a la persona más importante de tu vida: TÚ.

Un tratamiento corporal reductor, aborda de manera integral el problema (siempre que no haya alteraciones en la salud, eso es cosa medica) para que recuperes tu figura de una manera sana, no invasiva y sin efectos rebote. O al menos así es cómo debería de ser, y cómo trabajo yo.

Cuando hablas con cada cliente que acude al centro, y se abre para contarte sus disconformidades en su belleza, recibe un asesoramiento que ataje su problema de forma global.

Es por ello que los tratamientos corporales no buscan cánones estéticos, si no salud y belleza de la mano.

 

CUIDARTE ES VITAL.

 

Feliz y bello día.

Ángela Pelayo