Indicado para pieles oleosas, seborreicas, con poros dilatados, puntos negros y pequeños granitos.

Oxigena los tejidos, cierra los poros y regula las secreciones sebáceas, controlando el exceso de grasa y manteniendo en equilibrio el manto ácido de la piel.

Mantiene la hidratación de la piel ayudando a eliminar el aspecto de las rojeces.

¡Déjate envolver en la mezcla de arcillas blancas, sales del mar muerto y la más pura aromaterapia depurativa!

Duración: 60 minutos