Leche limpiadora que elimina grasa y brillos de la piel, y la regula las secreciones de sebo sin deshidratarla, ayuda a controlar el exceso de grasa y equilibra la capa protectora. Además oxigena los tejidos y sus propiedades antiinflamatorias y bactericidas hacen de este producto un imprescindible para eliminar los granos, acelerar su curación y reducir el aspecto de las rojeces.

¿DE QUÉ ESTÁ HECHO?

Árnica Montana, Pepino, Caléndula, Aceites Esenciales de Árbol delTé y Limón.

¿CÓMO LO USO?

Aplicar mañana y noche una pequeña cantidad con movimientos circulares, retirar con agua fría y un algodón o toalla de rizo suave y limpia. Secar a toques suaves con celulosa o toalla desechable. Para potenciar su acción aplicar Tónico Pieles Grasas y Acnéicas.